La natación, un deporte sobrevalorado

Si quieres empezar a practicar deporte y eres principiante, una de las más frecuentes recomendaciones es la natación porque fortalece tus piernas, brazos y gracias a que flotamos, nuestro peso es menor y en realidad no tenemos tantas ventajas haciendo ejercicio en agua. Quien no ha experimentado flotar en el agua, en realidad es una habilidad que se adquiere con la experiencia en el medio acuático; hablemos de ella.
La flotación es una destreza, cuando nos adaptamos a la alberca o cualquier medio acuático el agua tiene mayor resistencia que el aire.
¿A qué me refiero? En el medio acuático, sus moléculas se encuentran más juntas que en el aire, se habla de una resistencia de nueve veces mayor que el aire, por lo que, cuando estamos dentro de una alberca nos cuesta tanto trabajo desplazarnos, y hay que vencer esa resistencia.
En la natación ocupamos indispensablemente la flotación para realizar los diferentes estilos, como: croll, dorso, pecho y mariposa, pero ¿qué de diferente es a cualquier otro deporte? Es el único deporte que se practica en forma horizontal, en cualquier otra actividad se necesita correr, saltar y desplazarse a diferentes velocidades, distancias y tiempo, por lo cual, siempre necesitamos el suelo para poder hacer cualquier otra práctica deportiva y lo más importante, el dominio de la fuerza de gravedad, en la natación la gravedad se ve modificada por la capacidad de flotación.
Estos estilos fueron descubiertos y puestos en practica porque son la mejor forma de trasladar y vencer la resistencia del agua.
El principal objetivo de la natación es la adaptación y dominio de nuestro cuerpo en este medio al que no estamos diseñados. Nuestro cuerpo ha ido evolucionando para moverse de diferentes maneras por medio de la gravedad, la pregunta entonces es: ¿la natación no se debería practicar? La respuesta es todo lo contrario, el aprendizaje de nuevos patrones de movimientos enriquece a nuestro cerebro para ser mas eficaz.
Algunos estudios mencionan que el ejercicio realizado en el medio acuático es sobrevalorado. ¿Por qué? Una ventaja es que nuestros músculos necesitan ser más fuertes para vencer la resistencia del agua, que como ya sabemos es más grande que la del aire, sin embargo, no existe la tracción que es la interacción de nuestro cuerpo con el suelo cuando nos trasladamos en forma vertical, y el sistema que se ve mas afectado es el óseo (nuestros huesos).  Esto lo explica la ley de Wolf, esta ley es una adaptación física de los huesos a los movimientos y fuerzas que se ven sometidos. Cuando un basquetbolista o voleibolistas saltan, sus huesos se adaptan y se forman mas densos para resistir esos saltos a altas velocidades, cuando estos no se ven sometidos a fuerzas de tracción con el suelo los huesos pierden densidad, la natación no es el mejor deporte de práctica, pero tampoco es el peor.
¿Cuáles son las ventajas que nos ofrece el ejercicio en el medio acuático? No todo es malo en la natación; existe un fenómeno de compresión generado por el agua, esta presión es tramitada por todo el cuerpo sumergido, nuestro organismo al estar expuesto a esta compresión influye sobre las cavidades del cuerpo, el sistema venoso, los pulmones, sistema intestinal, entre otros. Esta presión disminuye el volumen de estas cavidades, hasta en 2.5 centímetros cúbicos, por lo tanto, en personas con deficiencias circulatorias, la presión hidrodinámica ayudará al retorno venoso, los pulmones al estar disminuidos en capacidad se tendrán que adaptar a trabajar con menor oxígeno y por lo tanto, el corazón deberá ser más eficiente con menos combustible (oxigeno), esta ventaja no la ofrece otro deporte, es el mejor deporte para adaptar un ejercicio de resistencia o aeróbico.
¿Por qué menciono los dos extremos de la natación? Esto nos lleva de la mano a que el ejercicio debe estar planificado, supervisado y puesto con objetivos específicos, los grandes nadadores como Michael Phelps, para ser el mejor nadador del mundo es sus tiempos, su entrenamiento no estaba basado únicamente en nadar, sus metodólogos exponen que su entrenamiento era 50 % terrestre y 50 % en la alberca. El objetivo en la natación es ser resistente a la fuerza y ser fuerte para potencializar los músculos y tener mejor propulsión (desplazamiento) en este medio.
Puedes nadar y la intensidad del ejercicio en la alberca es favorable por lo que ya mencionamos, pero debe estar balanceado con ejercicio de fuerza terrestre para tener mejor adaptación a nuestros huesos y músculos, eso nos acerca más a la salud en balance.
En Línea Deportiva 2024