¿NO PAIN, NO GAIN?

El dolor jamás debería considerarse como buen síntoma de cualquier disciplina, la creencia “sin dolor no hay ganancia” es completamente ficticia. En Yoga es importante guiar adecuadamente al alumno en la realización de posturas durante su práctica, además de hacerle ver que una manifestación de dolor no es correcta.
Llevar a cabo la práctica de manera incorrecta podría ocasionar alguna lesión deportiva en el transcurso de la hora clase, desde distensiones, esguinces, luxaciones o desgarres musculares. La Yoga conlleva paciencia y constancia para poder ver avances con relación a la flexibilidad, equilibrio y fuerza, con perseverancia podrás avanzar a posturas cada vez más complejas.
Si alguna postura duele es porque no la estás ejecutando correctamente o bien no está indicado para tu nivel de experiencia que tienes en esta disciplina. Hoy en día es común encontrar videos en redes sociales de personas que realizan yoga, sin embargo muchos de ellos no promocionan una práctica segura, pues carece de correcta preparación del cuerpo para la ejecución de asanas, debido a esto yoga puede convertirse en un buffet de lesiones deportivas. Las áreas del cuerpo que presentan lesiones en yoga con mayor frecuencia son: Cuello, hombros, espalda y muñecas.
Recuerda que se vale descansar cuando tu cuerpo te dice ¡no más! y créeme que hacer una pausa no te hace débil o menos capaz, al contrario te convierte en un ser que acepta los límites de su cuerpo, por lo tanto una persona responsable de sí misma.

En Línea Deportiva 2024